INTRODUCCIÓN

Por burbuja inmobiliaria global se conoce al fenómeno económico ocurrido desde principios del siglo XX hasta 2008 y que supuso que en la mayoría de los países industrializados se registrara un incremento de los precios de los bienes inmuebles muy por encima del incremento de los precios en general.

DESCRIPCIÓN DE LA BURBUJA

Los informes de la Reserva Federal Americana (FED) y de otros organismos económicos oficiales, como la OCDE reflejan un incremento del precio de los bienes inmuebles en prácticamente todos los países industrializados, con las excepciones de Alemania, Japón y Suiza. Los medios de comunicación especializados y otras personalidades relevantes del mundo económico informan del mismo fenómeno. Los principales países afectados serían Dinamarca, Australia, Bélgica, Francia, Irlanda, Italia, Holanda, Noruega, España, Suecia, Gran Bretaña y Estados Unidos, entre otros, atendiendo cada uno de ellos a sus respectivas variables regionales.

ORIGEN DE LA BURBUJA ECONÓMICA

La base de la burbuja especulativa habría sido un desarrollo excesivo del crédito, favorecido por los bajos tipos de interés que se establecieron en las principales economías del mundo. El origen de esa situación, según ciertos analistas, ha sido, por un lado, en el estallido de la burbuja.com a finales de los años 90, que habría provocado una masiva fuga de dinero buscando rentabilidades seguras, y por otro, la sistemática bajada de los tipos de interés tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, orientado a evitar una crisis económica internacional. En ese periodo se produjo una huida de capitales de inversión tanto institucionales como familiares en dirección a los bienes inmuebles. Los atentados del 11 de septiembre de 2001 supusieron un clima de inestabilidad internacional que obligó a los principales Bancos Centrales a bajar los tipos de interés a niveles inusualmente bajos, con objeto de reactivar el consumo y la producción a través del crédito. La combinación de ambos factores dio lugar a la aparición de una gran burbuja inmobiliaria fundamentada en una enorme liquidez.

FIN DE LA BURBUJA

En 2004 la Reserva Federal de los Estados Unidos comenzó a subir los tipos de interés para controlar la inflación. Desde ese año hasta el 2006 el tipo de interés pasó del 1% al 5,25%. El crecimiento del precio de la vivienda, que había sido espectacular entre los años 2001 y 2005, se convirtió en descenso sostenido. En agosto de 2005 el precio de la vivienda y la tasa de ventas cayeron en buena parte de los Estados Unidos de manera abrupta. Las ejecuciones hipotecarias debidas al impago de la deuda crecieron de forma espectacular, y numerosas entidades comenzaron a tener problemas de liquidez para devolver el dinero a los inversores o recibir financiación de los prestamistas. El total de ejecuciones hipotecarias del año 2006 ascendió a 1.200.000, lo que llevó a la quiebra a medio centenar de entidades hipotecarias en el plazo de un año. Para el 2006, la crisis inmobiliaria ya se había trasladado a la Bolsa: el índice bursátil de la construcción estadounidense (U.S. Home Construction Index) cayó un 40%. Finalmente, la FED decidió, a partir de agosto de 2007, subir de nuevo los tipos, sin por ello evitar el derrumbe del mercado inmobiliario.

Por su parte, en la zona euro, el Banco Central Europeo subió los tipos de interés de manera continuada, con el mismo efecto, si bien tras el comienzo de la crisis crediticia no reaccionó bajando los tipos, sino que los subió de manera más paulatina.

COLABORA

Si deseas colaborar o tienes información sobre los temas propuestos, envianosla a cultivodemente@gmail.com Indicando la fuente y el autor de artículo.
Fran Nesta - Cultivodemente.blogspot.com. Con la tecnología de Blogger.